Historia

Castillo de Soutomaior

Castillo de Soutomaior

La  construcción orignal data del siglo XII, si bien será con Pedro Álvarez de Sotomayor, conocido por el apodo de Pedro Madruga con el que alcance su máximo esplendor ya que llegó a ser el epicentro de la actividad política del sur de Galicia durante el siglo XV.

Finalizado el período feudal, el castillo con el productivo suelo de su entorno pudo adaptarse fácilmente, incluso conservando sus viejos muros defensivos a la nueva producción agríco-ganadera de tipo palaciego de la nobleza gallega arraigada en el campo.

Fortaleza de de Castrizán

Fortaleza de Castrizán

Antiguamente ocupó este lugar el llamado castillo de Castrizán, que mandara construir el arzobispo de Santiago, D. Alonso de Fonseca e Ulloa, en el año 1477, para controlar ó de Soutomaior, aprovechando el cautiverio de Pedro Madruga en Castilla. (A su regreso, se apoderá de la fortaleza y la destruyó).

 

La Capilla de A Peneda en la actualidad está rodeada de un muro granítico de contención de tierras con dos entradas: una por elnorte y otra por el sur. En el resto de la superficie al aire libre hay un esbelto “cruceiro” y una explanada.

La historia de Soutomaior va ligada a la historia de su castillo, centro de referencia indiscutible. 

Se desconocen los orígenes del castillo y la cronología exacta de su construcción, pero su fundación hay que vincularla a Don Pax Méndez Sorrede, que vivió en tiempos de Alfonso VII (1126-1157) y de Don Fernando de León (1157-1188), y que fue el primero en utilizar el apellido Sotomayor. Según documentación escrita, éste pobló su Soto cllamándole el “Maior”. 

La familia Sotomaior sería una de los linajes que participaría en la Baja Edad Media en los acontecimientos políticos cruciales de la historia de Galicia, caso de los enfrentamientos con el clero, con participación también en la revuelta Irmandiña de 1467 y en los problemas sucesorios de Enrique IV de Castilla. Esto significa que la Casa Sotomayor era un potente bastión de nobleza y poder.

Entre los miembros más célebres de esta familia aparecen Pax Gómez de Sotomayor, por su pericia política, o Pedro de Sotomayor, el más renombrado miembro de esa estirpe, conocido como Pedro Madruga, conde de Camiña, que pasó a la historia como personaje cargado de misterio y leyenda. A su muerte, en 1486, comienza una serie de problemas sucesorios que no tendrían solución hasta 1795, cuando la Chancillería de Valladolid otorga al Marqués de Mos el derecho a los bienes de la rama de la familia de Sotomayor. Desde este momento, el nuevo dueño del castillo sustituye el escudo del Ducado de Sotomayor, situado sobre la puerta sur, por otro con las armas de su casa.

…entre el 7 y el 8 de junio de 1809, en las orillas del río Verdugo, en el puente que une Ponte Sampaio y Arcade, tuvo lugar una importante batalla entre una fuerza conjunta de tropas regulares españolas y milicias populares gallegas que se enfrentaron a las tropas francesas dirigidas por el mariscal Michel Ney. La resistencia de los locales, impidió a Ney el paso del río cara a Arcade, viéndose obligado a retirarse.
En la ribera  de Arcade, aún hoy hay un lugar conocido como “a bateria”, que fue donde colocaron las defensas , que impidieron el paso de los Franceses.

Siglo XIX

En el antiguo régimen lo que hoy conocemos como Ayuntamiento de Soutomaior, tenía las parroquias que lo compusieron en el año 1836, antes de la separación de Fornelos, todas en la jurisdicción de Soutomaior, excepto la de Arcade, que era un coto redondo, perteneciendo las dos a la provincia de Tui.

Los Ayuntamientos de Soutomaior y Arcade siguen figurando por el partido judicial de Redondela, cuando a comienzos de 1822 se hace la división de Galicia en cuatro provincias, pasando entonces a efectos de tributación a depender de la nueva provincia y diputación de Vigo, quien hace un reparto entre los Ayuntamientos de su presupuesto de gastos el 20 de octubre de 1822, en el que figura además la población.   A propuesta hecha por los comisionados del Gobernador Civil en el  partido judicial de Redondela, para hacer realidad el R.D. de 23 de julio de 1835, y que tiene fecha del 7 de octubre de 1835, propone catro Ayuntamientos para el partido judicial de Redondela, entre los que se encuentra el de Soutomaior, con siete parroquias.  Esta propuesta forma parte de la nueva planta de los Ayuntamientos constitucionales de la provincia, que en cuanto al partido judicial de Redondela se publicó en el BOPPO, número 97 del 3 de diciembre de 1836, y en ella figura el Ayuntamiento de Soutomaior.  

El 7 de diciembre de 1842, los vecinos de la parroquia de Fornelos, demandan la segregación de Soutomaior y forman ellos Ayuntamiento propio. En la sesión del Ayuntamiento de Soutomaior en diciembre del año 1847, acuerdan trasladar la capitalidad del Ayuntamiento a Fornelos de Montes, donde permanecerá el Ayuntamiento hasta el 13 de agosto de 1854, en que vuelve a Soutomaior, sin que llegue a plantearse el cambio de nombre. Por el Ayuntamiento de Soutomaior, y estudiada una solicitud de segregación, el 18 de junio de 1869, de las parroquias de Calvos, Traspielas, Fornelos, Estacas y Laxe, con arreglo a la ley local vigente, siendo aprobada por dicho Ayuntamiento el 26 de julio de 1869, y la diputación provincial, de la que se da cuenta de esta petición, en la sesión del 28 de julio, acuerda crear un nuevo Ayuntamiento con la denominación de Fornelos de Montes. Remitido el expediente, vuelve para consignar en el determinados datos, y siendo aprobada la creación del mismo en la sesión del 27 de abril de 1870, acordando el establecimiento de este Ayuntamiento que tuvo lugar el 10 de mayo de 1870.     De esta forma queda constituido el nuevo Ayuntamiento de Fornelos de Montes, unido a Soutomaior durante 34 años, y con su pérdida el Ayuntamiento de Soutomaior, pierde también 77.3 Kms2 de su territorio.    

Siglo XX

Con una economía ligada al mar y a la producción agrícola, el siglo XX trajo industrias locales que tuvieron gran repercusión en el desarrollo de la comarca.
La construcción de la vía férrea entre Pontevedra y Redondela (1.884), fue un punto de inflexión para el desarrollo económico local.

En los años finales del siglo XIX la enerxía eléctrica ganaba posiciones como vector energético, y además de los motores de vapor y de gas, la centrales hidroeléctricas iban ocupando el sistema fluvial gallego. El 20 de septiembre de 1.898 el ingeniero vigués Ramón Laforet Cividanes recibía la concesión del aprovechamiento con fines hidroeléctricos de un caudal máximo de 2.500 litros por segundo a derivar del río Verdugo ( “Fábrica do Inferno”), en Comboa, para suminsitrar electricidad a una fábrica de Carburo de Calcio, que más tarde construiría en Arcade ( “Fábrica de Carburos “).  Las lámparas de carburo eran en aquel momento la pricipal fuente de alumbrado.
Con el tiempo el abandono del carburo, acabó con la  venta de la fábrica a la sociedad española de carburos metálicos, que produjo acetileno durante unos años en la fábrica.

La fábrica acabó cedida al Ayuntamiento de Soutomaior, que conservando su estructura industrial la convirtió en un funcional centro multiusos para la ciudadanía.

 

Central hidroeléctrica "O Inferno"

Al lado de esta fábrica, fueron apareciendo otras industrias como la Fábrica de Ferrerías, que fundia hierro y chatarra para hacer  material de construcción y planchas. 

La industria alfarera fue sin duda la gran responsable del desarrollo local en la década de los años 60,  con la construcción de Pontesa en Ponte Sampaio. Esta factoría dio empleo a más de 1.200 personas de toda la comarca. Otras empresas alfareras aparacieron al lado de esta, siendo otra industria a destacar de la comarca.

Este sitio web emprega cookies para que vostede teña a mellor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando o seu consentemento para a aceptación das mencionadas cookies e a aceptación da nosa política de cookies, pinche o enlace para maior información. // Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies