O Castelo de Soutomaior

Los jardines del castillo

La “finca” del castillo de Soutomaior comprende 25 hectáreas de terreno que a lo largo de su historia se fueron destinando a distintos usos.
 El origen del parque y de los jardines viene dada por los Marqueses de la Vega de Armijo y de Mos hacia 1870, época en la que deciden fijar su residencia de verano en el Castillo de Soutomaior, comenzándose tanto la remodelación del recinto amurallado, como la creación de los jardines que substituyeron los campos de maíz allí existentes.

En 1905 se nos habla por primera vez de la arboleda del castillo en la obra de la Marquesa de Ayerbe “El Castillo del Marqués de Mos en Sotomayor”, obra en la que nos cuenta las diversas variedades de plantas y árboles que se dan.
No debemos olvidar en nuestra relación histórica la obra de D. Rafael Areses publicada en 1953 “Nuestros parques y jardines”, en la que se daba mención a las diferentes especies que por su rareza o bien por el porte se encontraban en el  parque del Castillo de Soutomaior, citando entre ellas: la Abies pinsapo, Araucaria imbricada, Celtis australis, Chaenomeles japónica, Chamaecyparis lawsoniana, Eucalyptus cinerea, Lasiandra macrantha, Libocedrus decurrens, Polygala myrtifolia, Pseudotsuga douglasii, Salvia eriocalyx, Sorbus aucuparia, Tecoma capensis, Tilia americana, Tritoma uvaria, Araucaria araucana, Cryptomeria japónica, Cunninghamia lanceolata, Pinus roxburghii, Sequoia sempervirens, Thujopsis dolabrata.
Como se puede observar, ya en esta época se citan diversas especies que aún hoy podemos contemplar en el parque. Los árboles más viejos que se encuentran en el  parque son los castaños, dándose algún de hasta 800 años de antigüedad. El resto de la arboleda es mucho más reciente y puede datarse en aproximadamente un siglo.

Mapa botánico detallado de los Jardines del Castillo de Soutomaior

Plano de distribución de los árboles (PDF 1,30 MB)

 

 

Listado de los árboles (PDF 1 MB)

 

 

Listado de las Camelias (PDF 0,35 MB)

En 1982, la Deputación Provincial de Pontevedra adquiere la propiedad y en cinco años lleva a cabo la rehabilitación de las edificaciones y del parque, considerándose oportuno la conservación y mejora del Parque y Jardines existentes y la ampliación de los mismos, la creación de un bosque autóctono gallego, creación de un viñedo con variedades autóctonas de Galicia, creación de un soto de castaños, conservación de variedades autóctonas de frutales de hueso y pepita, creación de una colección de camelias y colección de rosales en los jardines.

Primeramente para su rehabilitación se tuvo que hacer un estudio de los ejemplares para conocer exactamente lo que  había y preparar un primer inventario. Se realizó el levantamiento topográfico situando en un plano todos los ejemplares de las diversas especies presentes en el parque, logrando el reconocimiento y situación inmediata de cada individuo particular y simplificando todos los trabajos posteriores. Una vez clasificados botánicamente y numerados todos los árboles, se  situaron todos los nombres científicos y comunes de cada uno de ellos para facilitar de este modo el reconocimiento por parte de los visitantes, a quien se les hace entrega de un tríptico donde figuran las especies arbóreas numeradas, fotografía de las mismas y cuantos datos de interés se estimen necesarios para la divulgación y conocimiento del bellísimo parque que rodea el Castillo. La siguiente actuación en orden cronológico, fue la de clasificar y marcar los árboles que por su situación y forma de vegetación era necesario eliminar en beneficio del resto. Se tuvo especial cuidado en no suprimir ninguna especie que no quedara representada en el parque, substituyendo los suprimidos por ejemplares de mayor porte, belleza y posibilidad de vegetar en mejores condiciones.

La institución provincial, desde hace tiempo implicada en el desarrollo y cultivo de la camelia, quiso crear su propia colección, que se puede apreciar en los alrededores del castillo, una de las más representativas y conocidas especies y variedades que se fue formando en tres etapas.

Una primera fase inicial, a la  que corresponde la compra del castillo, época en la que el xardín contaba con 19 ejemplares de camelia “japonica”, de las máis antiguas de Galicia; la segunda empieza en 1986, fecha en la que se incorporan nuevos ejemplares, adquiridos en viveros gallegos y estranjeros de Francia, Inglaterra, California y Nueva Zelanda o procedentes de diversas donaciones hecha por particulares; en la tercera se añaden cultivos de especial interés por su singularidad pero aumentando cada año un número reducido de camelias.

Las labores emprendidas durante estes tres períodos dieron como resultado la colección de la Diputación con 500 camelias, de las cuales 230 están en la finca del castillo. Se les presta una atención continuada a las plantas, concretamente una vez por semana en épocas de especial interés y cada quince días el resto del año para que así mantengan un perfecto estado fisiológico y sanitario.

En la actualidad el parque del castillo cuenta con una extensión de unos 15.700 m2. En esta superficie se conservan como fueron diseñadas en su época zonas con elementos primitivos, como es la plaza de los castaños, la de los plátanos y el jardín racionalista.

Este sitio web emprega cookies para que vostede teña a mellor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando o seu consentemento para a aceptación das mencionadas cookies e a aceptación da nosa política de cookies, pinche o enlace para maior información. // Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies