Pedro Madruga

Recordaremos aquí la leyenda según la cual se le conoce en la Historia con el apodo de Madruga.

Don Pedro y el conde de Ribadavia tenían una cuestión por los límites de sus estados y resolvieron zanjarla, para lo cual pactaron lo siguiente: Uno y otro habrían de salir a caballo de sus respectivos castillos, al primer canto del gallo, y en el  sitio donde se encontrasen sería el límite de sus haciendas.

Don Pedro siempre previsor, tomando al pie de la letra lo pactado, salió de Soutomaior al cantar el gallo a media noche, llegando a las puertas de Ribadavia al rayar el día, cuando comezaba su contrincante a cabalgar, y al mirarlo allí  exclamó con sorna “madrugas Pedro, madrugas”.

Pedro Álvarez de Sotomayor (Pedro Madruga)

 

Don Pedro Alvarez de Sotomayor era hijo natural de Fernán Yáñez de Sotomayor, según declaración hecha por éste en su testamento, diciendo: “Pedro de Sotomayor mi fillo bastardo que lo obe de una mujer que sabe bien su nombre y quien ella es Alfonso García Darban mi escudero y Rodrigo Deza mi sobrino.”
Por voluntad de su padre empezó sus estudios de la carrera eclesiástica, y antes de terminarla le concedió  Enrique IV la mitra de Santiago, no llegnado a tomar posesión de ella por fallecimiento de su hermano don Alvaro, que lo tenía prohijado dejándole todo lo que tenía con consentimiento del Rei (Real cédula de 6 de Agosto de 1468), por lo cual fue dueño de la Casa de Sotomayor y de todos sus estados. 

Durante el reinado de Enrique IV (1455-1474), don Pedro, beneficiándose del favor y de la debilidad de la corona, se consolida e incrementa sus dominios. Estos consistían, inicialmente, en el castillo de Soutomaior, que Vasco da Ponte (cronista gallego de comienzos del s. XVI), evalúa como casa de setenta u ochenta lanzas. Ejercía el control directo sobre otra serie de casas fuertes y torres que salpicaban el suroeste de Galicia desde el río Ulla hast el Miño; entre ellas: Trinidad, Alba, Cotobade y Fornelos. Contaba, igualmente, con la posesión en feudo de un total de veinte feligresías en Tierra de Salnés, que el arzobispo de Santiago, don Rodrigo Luna, concediera a Alvaro Páez de Sotomayor. 

Hacia 1467 obtuvo don Pedro, de Enrique IV, un interés de 150.000 maravedís sobre las rentas reales de Pontevedra, Vigo y Redondela; concesión que le sirvió de pretexto para señorear estas tres ciudades durante los años 70 del s. XV, y que le acarreó, al mismo tiempo, el enfrentamiento permanente con el arzobispo de Santiago, don Alonso de Fonseca, a cuya jurisdicción pertenecían dichas ciudades.
Pedro Madruga continuó, como sus predecesores Soutomaior, ejerciendo la encomienda sobre la iglesia de Tui, de forma que más parecían los Soutomaior los señores de la Igrexa, que sus propios obispos, con los que el conflicto fue tamén permanente. Finalmente, don Pedro Madruga llegó a titularse Vizconde de Tui y Mariscal de Baiona. 

Durante la Guerra Irmandiña (1467-1469) don Pedro se refugió en Portugal, donde ganó la amistad del monarca vecino, y contrajo matrimonio ventajoso con doña Teresa de Táboa, de la que tuvo siete hijos: Álvaro, Fernando, Cristóbal, Diego, Alfonso, Mayor y Constanza; así comenzaba lo que iba a ser una constante en su trayectoria, la vinculación política y familiar con Portugal. La reacción feudal contra los Irmandiños le proporcionó la oportunidad de introducirse en el escenario nobiliar gallego y ganar en el un puesto eminente; cruza la frontera portuguesa y recupera sus dominios sin dificultad, derrotando a las huestes irmandiñas cerca de Pontevedra; se pone en contacto con el  arzobispo Fonseca y con don Juan Pimentel, hermano del conde de Benavente, a los que ayuda a recuperar sus anteriores posesiones; por último, organiza a la nobleza gallega desbaratada y la conduce hasta el desmantelamiento de las posiciones irmandiñas. 

Era la alianza coyuntural de la nobleza contra el enemigo común, que pronto se vería rota por las exigencias particulares de cada uno. Por su parte, el de Soutomaior contaba con los servicios y ayuda de una serie de caballeros de acostamento a los que sostenía en sus tierras y dominios (los Montenegro o los Valladares, entre otros), así como de sus familiares los Soutomaior de Lantaño, o su fiel amigo don Lope Sánchez de Moscoso, conde Altamira.
El momento cumbre de la ascensión de Pedro Madruga se produce en 1475, cuando obtiene del rei portugués Alfonso V el título y los derechos de conde de Camiña; por entonces constituyera un dominio casi exclusivo sobre la zona suroeste de Galicia, donde el pueblo lo invocaba como ; titulación acorde, por lo demás, con sus pretensiones hegemónicas, expresadas rotundamente en sus propias palabras: <<en Galicia basta mi casa>>.

Pedro Madruga en la Guerra de Sucesión (1474 – 1479). 

En 1474, muerto Enrique IV, estalla el conflicto sucesorio entre su hermana Isabel y su hija Juana; mientras la nobleza gallega adopta una actitud espectante, sus dos líderes más cualificados se posicionan rápidamente. Pedro Madruga al lado de Juana y del bando portugués; y eso, por afinidad geográfica y cultural, por vinculación familiar, y con miras a la salvaguarda de sus intereses personales, a caballo entre el sur de Galicia y el norte de Portugal. Fonseca al lado de Isabel y de la futura monarquía de los Reyes Católicos, buscando la rehabilitación y el ascenso político.

La intervención de don Pedro en el conflicto sucesorio nos proporciona los acontecimientos más apasionantes de su biografía.

Influye decisivamente en el falido matrimonio entre Juana y el monarca portugués Alfonso V, programa y facilita la invasión portuguesa de Castilla; y él mismo abre un frente gallego en la guerra, proclamando a Alfonso y Juana reyes de Portugal, Castilla León y Galicia en Vigo, Caldas de Reis, Pontevedra, Padrón, Baiona y Tui. A esta presencia portuguesa en Galicia se opuso enérgicamente el obispo de Tui, don Diego de Muros, que tuvo que sufrir, por ello, un prolongado cautiverio en tierras portuguesas.

En otoño de 1476 el arzobispo Fonseca, el conde de Monterrey, junto con los nobles gallegos que, de mejor a peor gana, se incorporarán el bando isabelino, mandados por fray Arias del Rio, corregidor mayor de Galicia, se dirigen a Pontevedra, dispuestos a reducir al de Camiña; los secunda por mar una escuadra mandada por Ladrón de Guevara. Madruga resiste dos prolongados cercos a la ciudade, que terminan en fracaso por los asaltantes, quienes se deciden por una tregua en la primavera de 1477.

Acontecimiento singular, dentro de las escaramuzas que provocó el conflicto sucesorio en Galicia, fue la prisión que sufrió Pedro Madruga a manos de don Rodrigo Alonso Pimentel, entre 1477 y 1478. Esta circunstancia fue aprovechada por el prelado compostelano y los demás adversarios de Camiña para dirigirse a Pontevedra y rendirla; desde allí se apoderaron de Redondela, Pontesampaio y Vigo; ocuparon varias fortalezas do de Soutomaior y realizan nuevas fortificaciones en la zona.
Los partidarios de Soutomaior solo consiguen sostenerse en su propio castillo, en Salvaterra y Fornelos. Era la hora de la revancha de Fonseca.

Tras conseguir su libertad, Pedro Madruga regresa a Galicia en la primavera de 1478; en menos de un año consigue recuperar los dominios perdidos, se apodera de García Sarmiento, señor de Sobroso y de su tio Fernán de Camba, dando muerte a Gregorio de Valladares y a Tristán de Montenegro (antiguos vasallos suyos, ahora en el bando isabelino); los fonsecanos sólo consiguen mantenerse con dificultades en Pontevedra y Baiona. Según nos narra el cronista del s. XVII Felipe de la Gándara, un elemento clave en los éxitos militares de Madruga fue la utilización, por sus huestes, de arcabuces y otras armas de fuego.

En 1479 se firmaban las paces entre Castilla y Portugal, al tiempo que los Reyes Católicos se consolidaban como monarcas de Castilla y Aragón. A pesar de que en los tratados se contemplaba un perdón general para los nobles que estuvieran al lado del monarca portugués, y de forma especial para Pedro Madruga, la situación política y militar de la Península, que él supiera utilizar tan hábilmente en beneficio propio, se tornaba ahora adversa.

 

El ocaso de Pedro Madruga (1480 – 1486). 

El arzobispo de Fonseca, paladín de la corona en Galicia, rompía toda relación con Pedro Madruga, reclamándole la devolución de las feligresías que tenía en feudo. Los Reyes esigían la entrega de Vigo y Redondela a la Iglesia de Santiago. Don Diego de Muros, obispo de Tui, se quejaba ante la Curia Romana de los abusos que Pedro cometía contra su Iglesia. 

Por otra parte, en 1480, estaban ya en Galicia, Antón de Paz, con sus cuadrilleros de la Irmandad, y el Gobernador Acuña, dispuestos a acabar con el de Camiña. El cerco se cerraba sobre el señor de Soutomaior. Dándose éste cuenta de lo comprometido de su situación, intenta actuación de desagravio hacia sus adversarios y hacia la Corona, y así, en 1482, restituye a don Diego de Muros todos los bienes que tenía usurpados a la Iglesia de Tui. 

Pero los Reyes Católicos ya prepararan el final de Pedro Madruga. Protegieran en la Corte a su hijo mayor, Álvaro de Sotomayor, y ahora le exigen que se haga cargo del señorío, desposellendo a su padrei. Don Álvaro, fiel a los deseos de la Coroa, se presenta, en 1483, en las tierras de su padre y valiéndose del engaño, se apodera del castillo de Soutomaior; Pedro Madruga, que se encontraba en Portugal, al conocer esta traición, deshereda a su hijo mayor y le arroja su maldición. Pero, en un momento en el que los hechos mandaban, todo esto eran palabras que sonaban a canto de cisne. Don Álvaro de Soutomaior heredaría el señorío con el apoyo y la  confianza de la Corona, e iba a convertirse en un nuevo tipo de noble, sumiso a la voluntad de los monarcas. 

La muerte de Pedro Madruga, en 1486, queda envuelta en la duda y el misterio. 

Viaja a Alba de Tormes buscando la reconciliación y la gracia reales; sin conseguir sus propósitos encuentra allí la muerte. Vasco da Ponte nos narra expresivamente:

<<…unos dixeron que el conde muriera allí de dos carbúnculos, otros dixeron que el alcalde de Proiaño entrara en el monasterio con sus porquerones y que le hechara un garrote en el pescuezo; unos dicen que fue de una manera y otros dicen que fue de otra, quizá fue de entrambas maneras>>.

Bibl.: En dos crónicas del s. XVI y XVII, respectivamente, aparecen abundantes noticias sobre nuestro personaje: Vasco de Aponte, Relación de algunas casas y linajes del Reino de Galicia, Madrid, 1662. Las aportaciones bibliográficas más importantes son: José García Oro, La nobleza gallega en la Baja Edad Media, Santiago, 1981; Gaspar Massó, Pedro Madruga de Sotomayor, caudillo feudal, Santiago 1975.

Este sitio web emprega cookies para que vostede teña a mellor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando o seu consentemento para a aceptación das mencionadas cookies e a aceptación da nosa política de cookies, pinche o enlace para maior información. // Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies